Saltar al contenido principal Skip to footer
Cognizant Blog

Mientras que los retailers a menudo ligan la sostenibilidad con el rendimiento del negocio. Según el estudio elaborado por Oxford Economics junto con Cognizant, pueden cumplir mejor sus objetivos al conectar estos esfuerzos con iniciativas de transformación digital en curso. 

Cuando se trata de sostenibilidad, los ejecutivos del retail se enfrentan a dos realidades ineludibles y, en ocasiones, opuestas. Por un lado, la sostenibilidad se ha convertido en una prioridad empresarial no negociable. Por otro, los retailers están bajo la presión constante de brindar altos niveles de valor a los públicos objetivos en un entorno económico tremendamente cambiante.

En el estudio “Deep Green: how data, technology and collaboration will drive the next phase of sustainability in business.”), en el que se entrevistaron a más de 3.000 ejecutivos sénior, entre los que se incluían 295 del sector retail, más de tres cuartas partes (76%) de los retailers reconoció la sostenibilidad como una prioridad estratégica, subrayando la creciente importancia de este asunto y la creencia generalizada de que los retailers deben operar de una forma responsable con el medio ambiente.

El hecho es que, mientras que puede parecer que los programas de sostenibilidad compiten con otras iniciativas de negocio, sobre todo, con los proyectos de transformación, es la integración de todos estos esfuerzos lo que proporcionará un mayor valor al negocio. 

Replantear la agenda de sostenibilidad

Puede parecer contradictorio, pero la clave para avanzar y acelerar la agenda de la sostenibilidad reside en replantear el diálogo para que abarque algo más que la propia sostenibilidad.

Más que ver la sostenibilidad como una ocurrencia tardía o una serie de iniciativas aisladas, los retailers necesitan colocarla en primer plano desde el principio de cada programa de modernización e incorporarla en toda la organización y en todo el ciclo de vida del producto.

Hacerlo es clave para ir más allá de lo que conocemos como “ganancias rápidas” de mejorar las métricas actuales de la sostenibilidad, garantiza que la organización desarrolla los procesos internos, las capacidades y los elementos culturales para dar soporte a esfuerzos de alto valor a más largo plazo. Tales esfuerzos podrían incluir una mejora de la capacidad para monitorizar las emisiones de Alcance 3 o asegurar que la calificación de “comercio justo” de un producto hace realmente honor a su nombre

El estudio revela que muchos retailers ya están adoptando este enfoque, aunque sea de forma inadvertida.

Al mismo tiempo, los participantes también pusieron de manifiesto una falta de urgencia cuando se trata de invertir en sostenibilidad, no siendo hasta después de 2025 cuando se espera el mayor crecimiento anual en esta partida. Es más, menos de la mitad (43%) afirma que tiene los datos, el análisis y la capacidad de generar informes necesarios para progresar en sus iniciativas de sostenibilidad.

Los datos subrayan la desconexión entre los objetivos declarados por los retailers y las inversiones necesarias para desarrollar las capacidades e implementar las herramientas para realizar avances significativos.  

niña y mujer mirando una etiqueta
Tres formas de vincular la sostenibilidad y la transformación

Con esto en mente, hay tres áreas clave en las que los retailers pueden de forma natural vincular la sostenibilidad con los esfuerzos de transformación para alinear mejor las acciones de sostenibilidad con las aspiraciones en este ámbito.

1. Transformación de los datos

Uno de los problemas centrales de las deficiencias actuales de sostenibilidad de los retailers es utilizar muchas oportunidades de creación de datos para mejorar su comprensión y habilidad para transformar esta área clave. Como revela nuestra encuesta, muchas organizaciones no han monitorizado tradicionalmente tales métricas y muchos programas no se han adaptado para garantizar que los datos relevantes se capturan.

Al mismo tiempo, en muchas organizaciones, la transformación digital todavía sigue en marcha. Muchos retailers aún están en el proceso de integrar varios sistemas para establecer una “única fuente de verdad”. Esto les brinda la oportunidad de incorporar la perspectiva desde un punto de vista de la sostenibilidad para garantizar que las métricas que se capturan y reflejan en el conjunto de datos maestros.

A corto plazo, hacerlo permitirá a las organizaciones automatizar la creación de informes, generado grandes ahorros de tiempos y de costes. A largo plazo, disponer de datos y conocimiento sobre sostenibilidad prepara a las organizaciones para el futuro, crea más agilidad empresarial y las permite incluir la sostenibilidad como un factor a nivel de planificación y toma de decisiones

2. Desarrollo y gestión de ciclo de vida circular de producto

El desarrollo de producto es otro ámbito propicio para la transformación de los retailers. La noción básica es que como compañías que diseñan, crean y despliegan un producto o servicio, la sostenibilidad se incorpora desde el principio del programa.

Esto incluye tres principios clave de circularidad, eliminando los residuos y la contaminación y regenerando la naturaleza. Para hacerlo, las organizaciones necesitan centrarse en la infraestructura que utilizan para gestionar el ciclo de vida del producto.

Hoy, muchas organizaciones utilizan herramientas aisladas, como el sistema de evaluación del ciclo de vida (LCA), para medir el impacto medioambiental de un producto a lo largo de su vida útil. El siguiente paso es crear herramientas que faciliten una mejor toma de decisiones desde el comienzo el producto para mejorar la circularidad. Podría significar el desarrollo de herramientas para monitorizar las fuentes de origen de los materiales o evaluar la eficiencia neta de los procesos de fabricación. Al hacerlo, los retailers podrían conseguir una mayor comprensión del impacto de sus productos en el entorno, y por extensión, dar pasos para reducir los residuos y la contaminación o mejorar los procesos para prolongar la vida útil del producto.

Por ejemplo, en 2019, Tesco lanzó su “estrategia 4R”, con la que buscaba eliminar, reducir, reutilizar y reciclar el plástico de los envases. La compañía identificó dos cambios relativamente sencillos relacionados con el diseño y el proceso, como la eliminación de las tapas secundarias de los botes de crema, así como el plástico de los artículos multi-envase. Esto se tradujo es la eliminación de más de 100 millones de piezas de plástico.

Las iniciativas de circularidad también pueden centrarse en la adaptación del desarrollo de producto para reutilizar fácilmente los materiales. Por ejemplo, Levi’s anunció recientemente su primer par de vaqueros 501 circular. La marca eliminó los elementos contaminantes de sus materiales y adaptó otros aspectos del diseño de producto para hacer el proceso de recuperación más sencillo. También mejoró otras métricas de sostenibilidad, como la reducción de los recursos naturales y la eliminación de metales pesados.

Lo mismo puede decirse de las herramientas de gestión de la cartera de proyectos o del ciclo de vida. Tradicionalmente, los gestores de proyectos hacen un seguimiento de parámetros, como plazos de ejecución, costes, retrasos, horas de personal y otros factores. Sin embargo, también podrían medir y evaluar el impacto en la sostenibilidad, desde el seguimiento de las emisiones de carbono hasta el uso sostenible del suelo, la deforestación o los residuos. Esto les permitiría incorporar prácticas medioambientales, sociales y de gobernanza (ESG) a sus operaciones.

Cuando se amplían de este modo, las herramientas de gestión del ciclo de vida ofrecen una visión única del impacto medioambiental y social de un producto. Estos sistemas se convierten en el lugar donde se cruzan todos los caminos, permitiendo a las organizaciones recopilar y rastrear los datos con los que identificar áreas de mejora y desbloquear casos de uso más avanzados a lo largo de la cadena de suministro.

Cuando se considera la sostenibilidad como parte de estas prestaciones y, por extensión, parte de cualquier esfuerzo de modernización, las organizaciones pueden añadir una nueva dimensión a un flujo de trabajo existente.

Al hacerlo, la sostenibilidad se integra más en el negocio, lo que ayuda a tenerlo siempre en mente a medida que los proyectos y los programas evolucionan.

3. Iniciativas basadas en la IA para la cadena de suministro

Para conseguir los objetivos de sostenibilidad, los retailers tienen que monitorizar y reducir las emisiones de Alcance 3 en la cadena de suministro. Si bien no puedes exagerar la complejidad de hacerlo, es útil aplicar parte de la lógica anterior: ver el seguimiento del Alcance 3 no como una iniciativa independiente, sino incorporado como parte de un programa más amplio de optimización y transformación de la cadena de suministro. Las inversiones tecnológicas en curso en este ámbito, especialmente en lo que respecta a la inteligencia artificial (IA) tradicional y generativa, también tienen el potencial de revolucionar la forma en que las empresas supervisan y miden la sostenibilidad en toda la cadena de suministro.

Por ejemplo, las herramientas basadas en la IA pueden analizar amplios conjuntos de datos e identificar patrones y oportunidades de mejora, como rutas de transporte o proveedores alternativos y prácticas de gestión de inventario más sostenibles. Dada la naturaleza compleja y extensa de la mayoría de las cadenas de suministro, estas oportunidades están en gran medida fuera de alcance si se confía en las prácticas tradicionales de planificación y supervisión de la cadena de suministro o si se utilizan datos de la cadena de suministro que no incorporan métricas de sostenibilidad.

Der manera similar, aprovechar la IA generativa (GenAI) para el diseño de producto permite a las organizaciones evaluar rápidamente formas para reducir los residuos y mejorar el rendimiento del producto al cambiar uno o más factores, como el uso de material nuevo o abastecerse de un proveedor diferente. Con casi una combinación infinita de combinación de factores y relaciones causales complejas, es cada imposible para un ser humano identificar escenarios óptimos, incluso aunque tuviera los datos necesarios.

Walmart es un ejemplo de una gran empresa que está dado importantes pasos en materia de sostenibilidad. En 2017, la compañía lanzó el Proyecto Gigaton, una iniciativa de sostenibilidad que trata de reducir o evitar 1.000 millones de toneladas métricas de gases de efecto invernaderos en su cadena de suministro antes de 2030.

El programa, en el que se han inscrito desde entonces 2.300 proveedores en 50 países, ofrece una variedad de recursos, entre lo que se incluyen calculadoras para socios con el objetivo de establecer e informar de los objetivos, así como recursos para adoptar los estándares de sostenibilidad en áreas como la fabricación industrial o los desperdicios alimentarios. El programa ha hecho grandes avances hasta la fecha, permitiendo a la compañía y a su cadena de suministro evitar 230 millones de toneladas métricas de emisiones GHG en menos de tres años.

 

Establecer una base de datos unificada es crucial para obtener el siguiente nivel de ganancias, así como para activar casos de uso más avanzados.  

 

Aunque la unión de los programas de sostenibilidad y transformación permite obtener importantes eficiencias, también es necesario hacer concesiones. Por ejemplo, cuando se seleccionan materiales de embalaje o envío, la opción más sostenible puede no ser siempre la más rentable. En estos casos, las empresas tienen que encontrar un equilibrio entre adoptar rápidamente la sostenibilidad y mantener sus márgenes.

También merece la pena considerar las posibles contradicciones con la estrategia de sostenibilidad. Por ejemplo, el uso de la tecnología intensiva en computación, como la IA generativa y el blockchain, puede ser incrementar de manera significativa las emisiones GHG. Si bien se obtiene un gran valor de la digitalización de las operaciones, estas emisiones deben ser abordadas a través de la energía renovable, reduciendo las emisiones en otras partes de la organización, haciendo un uso más prolongado de las inversiones en infraestructura u programas de compensación de carbono de alta calidad.

Dicho todo esto, la conclusión es que la sostenibilidad desempeñará un papel cada vez más importante en la forma de hacer negocios en el futuro. La sostenibilidad, que antes se consideraba una iniciativa opcional, se está convirtiendo rápidamente en un mandato a menudo dictado por los requisitos de los socios y las normativas gubernamentales.

Liderando el camino a un futuro sostenible

Hay motivos para el optimismo cuando se habla de sostenibilidad. Vemos a los retailers que son proactivos, realizando importantes inversiones en tecnología para permitir un seguimiento y una elaboración de informes más avanzados, e incorporando nuevas normas con los proveedores.

Los retailers, en particular, se dan cuenta del riesgo existencial asociado a la sostenibilidad, tanto desde el punto de vista medioambiental como normativo. Para sobrevivir, deben adoptar plenamente los valores de la sostenibilidad, así como inversiones que aumenten la resiliencia y la agilidad necesarias para navegar en un entorno cada vez más volátil.

Donde los retailers lideran, el resto los sigue. Como tal, el éxito de los retailers no solo crea valor para sus organizaciones, sino que también influye en la industria y crea el tono y la dirección para otros sectores y la industria en general. 

Para más información, visita nuestra página sobre sostenibilidad y resiliencia.

 


Cognizant España

Descubre de la mano de nuestros expertos en tecnología y negocio las últimas tendencias de TI para cada industria.



Destacado
El sector retail

descubre con el mundo digital un mundo de oportunidades

mujer mostrando artículos a una dependienta para pagar
Últimos artículos
Artículos relacionados