Saltar al contenido principal Skip to footer
Cognizant blog

Se prevé que hasta 2025, las tecnologías digitales que se centran el Internet de las Cosas así como el big data, la analítica de datos, la ciberseguridad y la colaboración, tendrán un gran impacto en las compañías industriales. Para acelerar la fabricación inteligente, hemos recogido siete prácticas recomendadas.

La información proporcionada por los nuevos sensores integrados combinada con avances en la conectividad, la seguridad, la interoperabilidad y la analítica, crecerá exponencialmente. Las empresas industriales pueden aprender de unos y otros a cómo tener una visión unificada de la integración de personas, procesos, activos y tecnología mediante el uso de prácticas destacadas para implementar la fabricación inteligente impulsada por la IoT:

  • Definir el problema del negocio, desarrollando casos de uso viables para guiar el enfoque y definir los resultados esperados, que pueden incluir reducción de costes, mejora de proceso, producto o eficiencia, nuevos modelos de negocio, estrategias de monetización y/o modelos servicio alineados con la estrategia.
  • Definir los objetivos de la organización. Los empleados de OT, TI y otras disciplinas empresariales deberían valorar, de forma colectiva, los requisitos y la rentabilidad de la organización y definir criterios para medir los resultados
  • Elegir los partners adecuados, entre los que se incluyen proveedores de tecnología y negocio e integradores de sistemas con el conocimiento de la industria y las habilidades digitales.
  • Crear un equipo multidisciplinar estructurado en torno a los expertos de TI, de negocio y de operaciones que pueden alinear los requisitos de las partes, asegurar la mejor toma de decisiones y proporcionar gestión del cambio y de gobierno.
  • Cultivar el talento. El IIoT demanda nuevas tecnologías, procesos y modelos de negocio. Las organizaciones deben aprovechar el talento para aconsejar, equipar, integrar, construir, analizar y gestionar programas. Los recursos deberían incluir estrategas, tecnólogos digitales, científicos de datos, diseñadores de experiencia de usuario, arquitectos técnicos, expertos de seguridad e ingenieros y desarrolladores de software y hardware. Estos recursos pueden ser de la organización o de un partner.
  • Diseñar la arquitectura end-to-end correcta, desde las tecnologías digitales como los sensores y el hardware hasta la nube y la analítica-, y garantizar, al mismo tiempo, que se da respuesta a las necesidades de ciberseguridad y de tecnología operacional.
  • Dirigir los proyectos piloto para acelerar la innovación. Para validar los casos para el cambio, las organizaciones pueden probar programas en periodos cortos de tiempo y, en el caso de que tengan éxito, implementarlos a gran escala. Cuando los fabricantes llevan un caso de uso, consiguen soporte mejorado y transforman la información en conocimiento en proyectos y áreas operacionales distintas, proporcionando, con nuevos procesos y tecnología IoT, experiencia práctica a potenciales clientes.

Cognizant España

Descubre de la mano de nuestros expertos en tecnología y negocio las últimas tendencias de TI para cada industria.



Destacado

Últimos artículos
Artículos relacionados