Saltar al contenido principal Skip to footer
Cognizant blog

Los chatbots son capaces de ofrecer, en cuestión de segundos, recomendaciones de producto personalizadas y de gestionar peticiones de servicio de los clientes, mediante el análisis de una mayor variedad de fuentes de datos externas y la automatización del procesamiento de reclamaciones que analizan las imágenes suministradas por el asegurado o por drones.

Todo parece indicar que la Inteligencia Artificial (IA) impactará en toda la cadena de valor del seguro. De hecho, las insurtechs ya aprovechan las capacidades de IA para lanzar una nueva gama de productos innovadores tales como pólizas de hogar bajo demanda o seguros de vida personalizables instantáneos.

McKinsey estima un valor potencial anual de hasta 1,1 billones de dólares si toda la industria aseguradora adopta la tecnología IA. No obstante, las compañías aseguradoras necesitan acelerar el ritmo de innovación en IA o se quedarán atrás. Pueden salir beneficiadas de este proceso si tienen en cuenta las siguientes recomendaciones:

  • Amplio despliegue. Las aseguradoras deberían analizar de forma amplia sus procesos empresariales para identificar dónde se pueden aplicar las tecnologías IA, los beneficios potenciales, la inversión y el tiempo que se requieren así como las habilidades humanas y técnicas que se necesitan. Cada desafío empresarial necesita tecnologías IA, técnicas y aproximaciones diferentes. Con el objetivo de garantizar que los algoritmos subyacentes de las tecnologías IA ‘entiendan’ el contexto empresarial en el que operan, se deberían crear equipos multidisciplinarios para identificar las mejoras que posibilitan la IA a los procesos y los productos.
  • Buscar oportunidades para aprovechar la información. En la medida que las compañías aseguradoras evalúan cómo aplicar la IA, necesitan identificar qué información se necesita para cada proceso empresarial y poder operar de forma óptima. La generación de valor de la IA depende del acceso a datos fiables, lo que es un desafío para muchas aseguradoras. Se necesitará un gobierno de la información más robusto para dar respuesta a arquitecturas de información fragmentadas, que están repletas de múltiples sistemas administrativos heredados y bases de datos y que, a menudo, son fruto de una estrategia de crecimiento basada en las adquisiciones. Las compañías aseguradoras también necesitarán adquirir experiencia en el uso de la información externa generada por la explosión de los dispositivos conectados al Internet de las Cosas.
  • Adquirir expertos en IA. El acceso a la experiencia y a las habilidades en el rápido desarrollo de tecnología IA es clave. Además de contratar talento, cada vez más compañías aseguradoras se alían con start-up insurtechs o las adquieren. Por ejemplo, Allianz ha invertido en la aseguradora digital Lemonade, MassMututal ha lanzado la start-up insurtech Havenlife y Aviva Canadá ha creado el programa de crecimiento Insurtech para trabajar con start-up innovadoras.
  • Incentivar la experimentación y la disciplina. No hay soluciones IA llave en mano y cada aseguradora necesitará trazar su propia hoja de ruta. Por este motivo, la experimentación gestionada será vital. Las aseguradoras necesitarán una mayor tolerancia para asumir riesgos e innovar así como, equilibrarlo con pruebas exhaustivas, medición del ROI y valor empresarial tangible. Será clave identificar rápidamente y solucionar los fallos a la vez que se ponen en producción proyectos piloto.
  • Preparar los procesos empresariales para la digitalización. Aplicar las tecnologías IA a un proceso empresarial fragmentado y mal diseñado revertirá en resultados frustrantes. Las compañías aseguradoras deberían considerar, en primer lugar, la optimización de procesos a través de enfoques como cambios de sistemas, estandarización y consolidación. En algunos casos, las aseguradoras necesitarán integrar sistemas fragmentados, fruto de una serie de fusiones y adquisiciones, por ejemplo, utilizando una solución de proceso empresarial como servicio (BPaaS).

Todas las aseguradoras deben repensar cada aspecto de sus organizaciones, desde el front-office hasta el back-office. Muchas de las actividades operaciones que se realizan cada día en una seguradora son repetitivas, se realizan de forma manual y utilizando información estructurada, que es susceptible de automatizar, con la consiguiente reducción de costes. Más allá de este aspecto, las aplicaciones IA mejorarán la experiencia del cliente al ofrecer recomendaciones de producto personalizadas, la rápida contratación y la resolución de las reclamaciones.


Cognizant España

Descubre de la mano de nuestros expertos en tecnología y negocio las últimas tendencias de TI para cada industria.



Destacado

Últimos artículos
Artículos relacionados